Menú Principal

Blog - Guías de viajes y experiencias de viajeros

Viajar siendo escritora de un blog de viajes

Cuales son los pros y los contras de ser escritora de un blog de viajes contados en primera persona.

Natália    

Lo Profesional

Soy graduada en Comunicación Social por la Universidad Federal de Minas Gerais, en Brasil, y tengo un posgrado en Periodismo de Viajes por la Universidad Autónoma de Barcelona. Desde 2011 soy editora del blog de viajes 360meridianos.com.

Lo importante

Fan de la literatura fantástica, de las cervezas artesanales, de las playas (quiero un día irme a vivir al campo) y de los días de verano. Me encanta escribir sobre otras cosas que no son viaje y en los años recientes me volví muy curiosa sobre la antropología. Yo era muy aburrida para comer, pero hoy pruebo de todo: incluso insectos. Me encanta hablar de política aunque me vuelva muy intensa sobre el tema y no sé vivir sin la música. Mi género favorito es el rock, pero también me gusta la música de mi país. Y, sí, salgo a desfilar en el Carnaval de Brasil tocando percusión (pero no sé sambar).

Viajar siendo escritora de un blog de viajes

Así como casi todo el mundo, creo yo, empecé mi blog sin pretensión alguna. En 2011, yo apenas me había graduado de la universidad, y sin empleo ni planes concretos, me inscribí con dos amigos en un programa de intercambios profesionales de AIESEC, una organización internacional de estudiantes. Pero el periodismo no es una carrera fácil en ninguna parte del mundo, así que nos resultó muy complicado encontrar ofertas de prácticas para nosotros. Después de casi desistir, encontré una empresa de IT en Índia que necesitaba contratar creadores de contenido brasileños. Era por seis meses, los tres fuimos a vivir en Chandigarh, al norte del país. El intercambio luego se volvió un viaje de vuelta al mundo en diez meses. Y como éramos tres periodistas viajando, nos parecía natural crear un blog para contarlo.

En aquel momento, no había tantos blogs como hay hoy, y en portugués casi no existía contenido sobre Asia. Los primeros lectores que no eran amigos ni familia llegaban para leer nuestra experiencia en Índia. Creo que como éramos periodistas y ya teníamos afinidad con la escritura, también le gustaba a la gente la calidad de los textos y los abordajes poco convencionales que teníamos de los sitios. Un lector llamó el otro y, en dos o tres años ya teníamos un público considerable entre los brasileños.

Yo dejé mi empleo de periodista para trabajar solamente con el blog en 2013. Primero, hacia trabajos de freelancer para completar la renta y volví a la casa de mis padres, pero creo que valió la pena. En 2014, logré sustentarme solamente con el blog, y así es hasta hoy. El dinero viene de diferentes fuentes, pero lo más importante son los acuerdos que tenemos con marcas, que nos pagan una comisión por la venta de sus productos. También las publicidades (banners, publiposts), nuestros productos propios (escribimos tres libros que estuvieron a la venta por 4 años) y proyectos especiales patrocinados.

Cuando se hace la misma cosa por tanto tiempo, es imposible no caer en el piloto automático. Algunas veces, siento que no tengo más energía y creatividad. En esos momentos, necesito cambiar las cosas para motivarme más. Inventar un nuevo proyecto, hacer un viaje a un país muy lejos o descubrir cuales son los temas que me apasionan en ese momento son maneras de salir de la zona de confort. Ahora, me inspira muchísimo hablar sobre las diferencias culturales, la culturas tradicionales y el contexto sociopolítico de los lugares que visito. Lo que más me gusta en un viaje es descubrir diferentes modos de vivir y pensar e intento contarlo a mis lectores.

Ya hice base en muchos países para explorar el mundo. La primera fue la Índia, pero luego me fui a vivir por un tiempo en São Paulo, Buenos Aires, Barcelona y Berlin. Ahora, por increíble que parezca, he decidido hacer base en Belo Horizonte, la ciudad en que nací, porque extrañaba a mis amigos y familia después de pasar tanto tiempo lejos. Pero no es una decisión definitiva, me quedo mientras vea sentido en quedarme.

Creo que el gran desafío en trabajar viajando es encontrar tiempo para hacer lo que tienes que hacer y disfrutar de los sitios. Hay siempre un conflicto: cuando estamos en el ordenador, pensamos que deberíamos estar por ahi explorando. Y, cuando finalmente lo hacemos, viene la culpa por toda la lista de tareas que dejaste por hacer. Yo intento encontrar el equilibrio quedándome un largo tiempo en cada sitio, y algunas veces incluso dejo de hacer turismo por varios días, comportándome como si fuera una persona local. En otros momentos, prefiero trabajar por la mañana y pasear por la tarde. Pero no siempre es posible ser tan organizada, hay que ajustar la rutina conforme sea necesario.

Hasta hoy, pasados siete años, sigo viviendo experiencias que nunca hubiera soñado. Creo que eso es lo más lindo de la profesión. El otro día, conocí una parte de los Estados Unidos que es lindísima y yo nunca había escuchado. Ya tuve oportunidades de aprender y experimentar lo nuevo innumerables veces, y esa profesión siempre me saca de mi zona de confort. Sea por tener que entender una cultura muy diferente de la mía o por hacer cosas que no haría normalmente, como probar insectos en México o Tailandia, andar en tuk-tuk, hacer clases de stand-up paddle, dormir en sitios no muy cómodos, aprender palabras en otras lenguas, la lista no termina nunca.

Pero, claro, nada es perfecto. En muchos momentos me siento sola, ya que trabajo desde una habitación con mi ordenador y paso días sin ver a nadie. Intento cambiar eso haciendo clases y oficinas interesantes y, cuando estoy viajando sola, quedándome en hostales y hablando con gente en comunidades de viajeros online. Lo otro que me molesta es estar lejos en fechas importantes. Ya no sé cuantos cumpleaños, bodas y conmemoraciones con amigos me he perdido.

 

 

¿Qué leemos?

Toda la información para que puedas armar tu viaje, hacer una experiencia en el exterior y conocer rutas alternativas. Guías con lugares que NO ENCONTRARAS en los puntos de información turística. Jardines escondidos, casas en los árboles, y sobretodo gastronomía auténtica en bodegones a los que quizás jamas entrarías. O simplemente un poco de poesía viajera.

¿A dónde vamos?

Nuestra selección de guías alternativas, tips e información útil de cada destino.

Contacto

Si tenés una historia que contar, querés viajar distinto, vivir una experiencia en el exterior o colaborar con nosotros contactanos a enredadosporelmundo@gmail.com

Juliana Maese

Máster en Periodismo de viajes, Licenciada en Turismo, Agente de viajes, Técnica en Administración Hotelera.

Matteo Valesani

Chef, experto en cocina de baja temperatura y cerveza artesanal.